venusinos
novedades
agenda
ofertas
pedidos
editoriales
galerías
qué es Proyecto V
Proyecto V

La fundación Start informa que da por concluido el proyecto Venus (también conocido como proyectoV) luego de más de seis años de múltiples y fructíferas actividades.

Leer más...
las ruinas circulares o la sociología de Lou Reed. E-mail
Sunday, 30 July 2006, por Leonardo Sai
Lou dá un paseo por el lado salvaje, lo acompañan Mario Diament y Tom Wolfe.


Image

Lou Reed, antropólogo.


Ello se contorsiona, transita, y se esconde: explota en todas partes. La noche es el temor de los lobos: convoca la certeza de Hobbes. El éxtasis divino es química, entre los curiosos autos circulares, los árboles y el placer desesperado: las calles rojas erigen la micro-economía de los cuerpos desobedientes. Lou Reed no era un turista. Su mirada, canción, captura la pasión del antropólogo de las urbes: cierto voyeurismo. Una experiencia maquina con otra como la soldadura de un camino ininterrumpido. Lo primero que se ve es acción: los cuerpos caminan. Una teatralidad sobreexpuesta, una pasividad exagerada. El cuerpo es rígido, duro: plasticidad y rudeza. El trasvesti fascina sórdidamente: diagrama su micro-poder territorial. Palermo es un áspero goce contra los árboles de la familia dormida.

 

Mario Diament.


Es un cronista del american dream. Retoma bajo la forma de columna en el diario La Nación (según el sutil D’Elía a propósito de su subdirector “un vocero de la oligarquía vacuna con olor a bosta”) el quehacer periodístico del diabólico novelista Tom Wolfe: lo demasiado humano de los poderosos norteamericanos. Cuenta que la Federal Drug Adminstration – la muy poderosa y susceptible a lobby agencia estadounidense que regula el consumo y producción de medicamentos– suspendió el uso de siliconas en 1992 ya que causan lupus y esclerodermia. Acaba de recomendar que se vuelvan a autorizar, pero sólo los implantes fabricados por la empresa Mentor Corp. Nos informa que aún con la veda un cuarto de millón de norteamericanas se somete anualmente a este tipo de implantes, y las adolescentes lo demandan como regalito de graduación. Papi concede. Los sociólogos advierten que la cultura erótica en la América anglosajona es frontal; a la latinoamericana y africana nos erotiza el consabido culo; y para los japoneses: LA NUCA. En los Estados Unidos a partir de los 13 años las niñas estadounidenses reciben presiones para que ofrezcan una apariencia de experiencia sexual y sofisticación: la palabra virgen equivale a un insulto y la palabra “tener una cita” es aún más anticuada que la palabra proletariado o perversión. El auge del feminismo facilitó la vida sexual del hombre al punto de volverlo pasivo: algunas mujeres están convencidas de que “deben ser” tan activas como los hombres. Ellos aceptan ya que los libera de cualquier responsabilidad y obligación de ser caballeros. Del romanticismo al sexo divertido. Esto se mezcla con un ideal social imperante: hay que aparentar tener 23 años y vestir como si no se pasara los 13. Tom Wolfe dice que el sexo moderno es antierótico si por erótico entendemos el vuelo de la fantasía o la progresión romántica. Importa poco lo que Wolfe considere erótico. Lo que sí es interesante es la manera en que descubre una interacción entre sexo y status social, esto es, su fascinante última novela.

 

En suma: el libro de Wolfe (Soy Charlotte Simmons) y un poco de música de Lou nos alegran el alma.

 
Precio: 000

Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios.
Por favor valídate o regístrate.

< Anterior   Siguiente >

Acerca del sitio | Qué es Proyecto V
Licencia de Creative Commons
Este sitio está bajo una licencia de Creative Commons.
Proyecto V es un emprendimiento de Fundación Start
con el apoyo de American Center Foundation
 
gersbach.net