venusinos
novedades
agenda
ofertas
pedidos
editoriales
galerías
qué es Proyecto V
Proyecto V

La fundación Start informa que da por concluido el proyecto Venus (también conocido como proyectoV) luego de más de seis años de múltiples y fructíferas actividades.

Leer más...
A refinarse para llegar a ser un cartoner E-mail
Friday, 24 November 2006, por Kiwi Sainz
Reactivaremos proyectos de cruces e intercambios entre artistas, disenadores y cartoneros cooperativizados "Un paquete de miel y almendras" por Alicia Dujovne Ortiz en La Nacion. Pieza periodistica refinadasima y con gran poder performativo.


Image


La cita es en la panchería Susy, de José León Suárez. Lalo Paret baja
de su automóvil. Es alto, rubio y de una distinción natural. Además,
es el fundador de la red de cartoneros Reciclando Valores.

Otra vez en marcha. Minutos después, estacionamos frente a la puerta
del Centro Comunitario 8 de Mayo. En esa fecha, hace ya nueve años, un
grupo de personas decidió tomar un lugar que se había destinado a la
descarga de basura clandestina para construir sus casas. Algunas de
esas viviendas están rodeadas de flores, que resisten, por lo visto, a
todo. Otras se empantanan junto a una laguna contaminada. Acaban de
baldear la agradable oficina y circula el mate. Lorena y Ramón hablan
a dúo: "Esto fue una toma espontánea, para sobrevivir. Hay que venir
aquí para entender lo que es vivir en un basurero. Pusimos capas de
tierra sobre el relleno, pero la tierra, cuando viene el calor, se
incendia por los gases. Pisás y sale fuego. De las ratas, mejor no
hablar".

¿Qué es una descarga clandestina? "Un basural a cielo abierto. Las
empresas tenían la descarga legal de la Ceamse (Coordinación Ecológica
Area Metropolitana Sociedad del Estado) justo enfrente, pero tiraban
acá porque era menos costoso. Al construirse el Camino del Buen Ayre
nos dejaron la laguna." En esos terrenos inundables de baja cota, sin
luz en invierno y sin agua en verano, los nuevos vecinos comenzaron
por vivir en carpas, por compartir la comida de una olla grande y un
único pozo por manzana para los baños.

"Las cosas no cambiaron demasiado. Cuando vienen de Desarrollo Social,
en vez de consultar a nuestro centro comunitario van a ver a los
punteros politizados y acomodados que ellos conocen. Después reparten
colchones, chapas, heladeras. Si se molestaran en preguntarnos, les
diríamos: «Póngannos el agua, la infraestructura. ¿No se dan cuenta de
que acá sus electrodomésticos no sirven para nada, porque no tenemos
la energía suficiente para que funcionen?» Nosotros no coincidimos
mucho con el discurso de las asociaciones de izquierda: parece que
tuvieran un CD en la cabeza. No tenemos ninguna militancia: lo que
tenemos es necesidad..."

Muchos de los pobladores de 8 de Mayo son santafecinos, chaqueños,
formoseños o paraguayos corridos por las sequías o por las
inundaciones. "Pero allá, de donde vienen, la pobreza es más digna,
mientras que acá, cinco años después de llegar, los chicos ya están
descompuestos por la droga".

Hubo entre ellos un adolescente recién llegado de Formosa, "todavía
inocente y respetuoso de los mayores". Se llamaba Diego Duarte. Diego
salió una noche con su hermano Fede a cirujear en la descarga de la
Ceamse. Sabían que entrar ahí estaba prohibido, pero necesitaban las
zapatillas para el colegio. "¿Te imaginás lo que se siente cuando la
gente tira lo que vos no tenés y no te dejan agarrarlo? Lo que se
encuentra en la basura no se puede creer: televisores, bicicletas,
latas de comida que los supermercados, por una abolladurita de nada,
ya no pueden vender. Por eso los policías nos reprimen o nos exigen
favores a cambio de sacar algo del relleno: porque ellos mismos buscan
y aprovechan."

Esa noche, cuando los uniformados que custodiaban el camión de la
descarga los alumbraron con las linternas, los chicos se paralizaron
de miedo. Diego se escondió detrás de una lomita hecha de restos.
Desde su propio escondite, Fede oyó a un miembro de la guardia
gritarle al conductor de la topadora: "Tapalo a ese negro hijo de..."
Fede no se movió durante toda la noche. Sólo un día después recuperó
el habla. Entonces pudo guiar a la policía hasta el sitio donde su
hermano había sido sepultado bajo los desperdicios. Los perros
ladraron en el lugar exacto que él les indicaba. Se notaba que el
sitio había sido removido. El cuerpo de Diego nunca apareció. El
maquinista que lo enterró bajo la montaña de residuos fue trasladado a
otra descarga. Esto fue hace tres años y el juicio no ha avanzado.
"Hicimos algunas marchas, pero Diego Duarte no es lo mismo que Axel
Blumberg."

Historias de redadas, chicos muertos a tiros o empujados a arrojarse a
los piletones llenos de un jugo nauseabundo, producto del lixiviado:
"¡Tirate al agua, negro!" ¿Droga? "En la Argentina no hay
narcotraficantes... La falopa y las armas están manejadas en un nivel
intocable. Todo es droga. Lo de San Vicente también: droga. Y la
basura igual, porque da mucha plata. La droga, la basura, la
prostitución y el juego son parte de las cajas de la política."

Durante el paseíto por la laguna (distrayéndose un poco, hasta parece
un bonito paisaje, con la colina de la Ceamse recortada contra el
horizonte), Lorena murmura: "Tenemos que levantar la mirada. Una
noche, cuando nuestro comedor comunitario todavía era un rancho, vino
un señor a comer. Estaba tan avergonzado que no podía alzar los ojos
del plato. Más tarde le dijimos: no es que nosotros te demos algo,
estamos todos en la misma situación, esto no es culpa tuya, vos tenés
un valor".

Para enseñar a alzar los ojos, la cooperativa 8 de Mayo multiplica los
talleres. De pintura, de escritura, de teatro. Para niños, para
madres. "La mayor parte de las mamás tienen a sus chicos internados o
presos. Venimos de lo más bajo, no somos herederos de nada, somos
creadores de algo que nosotros no veremos, pero nuestros hijos sí".

Lalo Paret es el protagonista de una película, La toma , de la
canadiense Naomi Klein, sobre las fábricas recuperadas. Ha viajado a
los Estados Unidos invitado por una ONG, al Brasil para ver el trabajo
de los cartoneros brasileños. Se expresa como un intelectual: "Nadie
me cree cuando digo que sólo tengo tercer año", se ríe, y me pregunta:
"¿Así que vos escribiste un libro sobre Evita? ¿Y qué pensás?" "Si
Evita viviera sería cartonera -le contesto-. Por el sentido práctico.
A ella las soluciones concretas eran las que le gustaban..."

Ahora Lalo me conduce al barrio de su infancia. Un hilo de agua
repleto de un amasijo irreconocible separa el viejo asentamiento de
las nuevas tolderías, armadas con palos y trapos. "Es que acaban de
llegar. Todos empezamos así, todos nacimos a partir de la quema, y los
más antiguos llevamos tres generaciones viviendo de ella." Cecilia,
presidenta de la Cooperativa Tren Blanco, de la que forman parte
algunos miembros de la familia de Lalo, nos espera. Antes la
cooperativa contaba con 16 afiliados. "Los que abandonaron dicen que
cirujeando por su cuenta ganan mejor. Pero el camino está en unirse y
en trabajar el plástico. Este es nuestro futuro." Lo comprendieron
durante la crisis de 2001, "cuando ya no había país". ¿Y ahora, para
ellos, sí lo hay? Sonríen, se encogen de hombros, vuelven a su tema. A
partir de 2001, cuentan, aprendieron a identificar los diferentes
tipos de plástico: el pet (politerreftalato de etileno) de las
botellas, el plástico soplado, el ABS, el de alto impacto de los
yogures, que es el que vale más.

El terreno delantero está repleto de pet y de ABS. Por las calles
avanzan mujeres y adolescentes que empujan los carritos. Acá no son
los sospechosos de aspecto ceniciento que nos destrozan las bolsas de
consorcio. Acá son trabajadores que construyen la única propuesta
válida de la Argentina para el cuidado del medio ambiente. Una nenita
juega entre las bolsas. Lalo la alza: "Esta es mi ahijada". Chicos
mimados. La madre de Lalo, que ha sido invitada a un congreso
internacional de mujeres en Bratislava, tiene el papel protagónico en
otra película, esta vez argentina: Tren blanco , de Cecilia Sainz,
donde explica el trabajo que ha realizado desde siempre junto a sus
hijos. "Yo soy el producto del matriarcado", dice Lalo, que empezó a
cirujear a los ocho años y admira profundamente a su madre. Como es un
gran lector, le recomiendo la célebre novela de Gorki y añado que, en
su infancia, el escritor ruso también fue cartonero.

La Universidad de San Martín está financiando parte de este proyecto y
dando cursos de capacitación. "Esto lo valoramos muchísimo: es casi
como volvernos universitarios." La idea es que ellos mismos exporten
pet a China, donde de las botellas molidas extraen una fibra para
hacer lana polar. En el galpón de la cooperativa, Daniel me muestra la
máquina prensadora, que aprieta los plásticos hasta volverlos fardos
cuadrados, y la moledora que los convierte en polvo. No es suficiente:
"Para vender el plástico con más valor agregado necesitamos la
lavadora, la secadora, la agrumadora y la estrudadora. Es un sueño.
Pero ya lo vamos a conseguir". ¿Cómo aprendió todo eso? "Mirando, y
con profesores del Inti." Los otros trabajadores escuchan a Lalo con
ojos iluminados y caras de verdad. Lo de los ojos se entiende, aunque
ellos no lo digan: "Nos dejaron tirados como si fuéramos basura, y
gracias a la basura vivimos". ¿Y la veracidad de sus caras? Eso se
consigue superando el dolor.

El auto de Lalo enfila hacia Campana. "Vas a ver algo triste", me
previene. Un camino de campo, verde, vacas, una humareda. De pronto,
el desierto final: una descarga clandestina. Sobre una inmensa tierra
muerta y apenas maloliente, hombres y mujeres apilan cosas de
plástico. Cosas despojadas de sentido, obreros de un nuevo tipo que
las reintegran a una cadena de producción, es decir, de vida.

Sergio nos recibe junto a su equipo. Mientras trabajaba en la quema se
recibió de profesor de historia. Ahora es docente en dos escuelas
primarias de la zona, pero sigue siendo quemero. "Los cartoneros dicen
que lo más bajo somos nosotros, y nosotros, que son ellos, porque acá
los camiones nos traen el plástico y no queda más que seleccionarlo.
Eso sí, doce horas diarias y al rayo del sol." Cada quemero ha
levantado su propio cobertizo para apilar lo suyo. Cuando han juntado
lo suficiente, lo pesan con una balanza sostenida entre varios. "El
día que se den cuenta de que ya no tienen dónde enterrar la basura,
van a venir a hablar con nosotros -dice Sergio-. Se puede minimizar un
90 por ciento de residuos, comercializar el 30 por ciento de lo
inorgánico y con lo orgánico hacer compost y exportarlo para abono. La
inversión no es menor, pero a la larga sale más barato que una
descarga como la Ceamse de Campana, obligada a cerrar porque infecta
el agua".

Dicho así suena fácil. O lo sería, si la Argentina no acabara de
ganarse un vergonzoso número 93 en la lista mundial de países
transparentes frente a la corrupción. "Lo que pasa es que la clase
política resguarda su negocio. Ella no va a propiciar emprendimientos
que integren a los cartoneros. Por eso repiten que no vamos a poder,
que somos brutos y subversivos. En realidad, somos excluidos que
golpean a la puerta del trabajo para entrar. Nunca pedimos nada en
estos seis años. Lo que ahora solicitamos es un acompañamiento del
Estado para desarrollar lo que sabemos hacer." Mientras eso demora,
las cooperativas de cartoneros consiguen sus papeles para convertirse
en empresas sociales y acceder a una obra social. "Antes los
hospitales olían a Espadol. Ahora, a la guardia del Eva Perón mejor ni
entres..."

Ultima etapa del periplo: la cooperativa Villa Angélica. Santiago es
un ex mecánico que en el famoso 2001 tuvo que reciclarse. Lo hizo
reciclando plásticos en un nivel superior. El es el único que se ha
inventado los aparatos por su cuenta (ahora va a dar clases a las
demás cooperativas). ¿Cómo lo consiguió? "De chusma, mirando y
preguntando en las empresas donde vendíamos." El resultado es un
conjunto de máquinas de aspecto muy humano, hechas con un barril, un
embudo, un tubo, que trituran, lavan, secan y funden los plásticos.
Los envases de los yogures se vuelven computadoras, televisores o
estuches de CD. "A mí me costó darme cuenta de que para comprobar que
los plásticos no tengan componente ignífugo, que es cancerígeno, hay
que utilizar percloro. Pero mis hijos ya lo pescan enseguida. ¿Vos
estuviste en la quema?", agrega, observándome con aire socarrón,
mientras me ceba un mate. "Sí, ¿por qué?" "Porque no das el perfil."

Lalo ha estado de acuerdo en que lo más importante es educar a la
gente para que separe la basura en dos bolsas distintas. Todo porteño
sabe que en el Primer Mundo los tachos son tres (para vidrios, para
papeles y plásticos, para cáscaras o huesos). ¿Cómo civilizar a esa
parte de la población que mira al cartonero con rabia porque le
ensucia la vereda? Después de pensarlo mucho, se me ha ocurrido un
cuento para contarles a chicos y grandes, a ver si se refinan. Es de
Las mil y una noches , y dice así:

Había una vez un hombre que tenía hambre. Va a la orilla del río y ve
venir flotando un paquetito. Lo desata y se encuentra con una pasta
deliciosa de miel y almendras. Al día siguiente, la corriente le trae
un paquetito igual. Entonces remonta el curso del río, buscando el
sitio de donde provienen los manjares y se encuentra con una princesa
que cada día arroja al agua los restos de la crema con que embellece
su piel. En el cuento, el hombre con hambre y la princesa de cutis
envidiable se casan. No pidamos tanto: en la vida real, lo aconsejable
sería que, al envolver las sobras, uno pusiera la mente en la persona
que en la orilla de enfrente espera el paquete.

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/860946

Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios.
Por favor valídate o regístrate.

< Anterior   Siguiente >

Acerca del sitio | Qué es Proyecto V
Licencia de Creative Commons
Este sitio está bajo una licencia de Creative Commons.
Proyecto V es un emprendimiento de Fundación Start
con el apoyo de American Center Foundation
 
gersbach.net